17 oct 2021

AUBURN Boat Tail 1933

Los orígenes de Auburn como marca de automóviles se remontan a la Eckhart Carriage Company, fundada en 1875 por Charles Eckhart (1841-1915) en Auburn, Indiana.

La empresa era modesta y la escasez de materiales durante la Primera Guerra Mundial obligó a la fábrica a cerrar.

En 1919, los hermanos Eckhart vendieron el negocio a un grupo de inversores de Chicago dirigidos por Ralph Austin Bard, (que serviría más tarde como secretario auxiliar de la marina de guerra para el Presidente Franklin Delano Roosevelt y para el Presidente Harry S. Truman).

Cord inventarió los stocks de la Compañía y adquirió la totalidad de las participaciones a finales de 1925.

En 1926, Cord, formó sociedad con la Duesenberg Corporation, famosa por sus coches de carreras, y la utilizó como plataforma de lanzamiento de una cara línea de vehículos de lujo.

El "Speedster 851" , que sería el modelo de producción final del fabricante,
fue introducido en 1934 con una carrocería de Gordon Buehrig que fue ingeniosamente construida y rentable era, confiable y de un diseño fuerte y sólido.

Las amplias líneas de la carrocería ocultaban algunas características técnicas innovadoras y avanzadas, como el eje trasero Columbia de doble relación,
que se logró interponiendo un tren de engranajes epicicloidal entre el eje y la corona. Cuando se activó, la relación de transmisión final se convirtió en un "rápido" de 4,5: 1. Se desactivó moviendo una palanca montada en el volante y presionando el embrague, con lo cual la relación se convirtió en un 3: 1.
La caja de cambios sincronizada de tres velocidades junto con ese eje de relación dual dio una transmisión de seis velocidades.

La miniatura es de Altaya para la colección ya decana, de los mas bellos coches de época, siendo la entrega número 20.

























Un saludo y hasta la próxima.


4 comentarios:

  1. Maravilla de coche, que no conocía, y una miniatura que realmente le hace honores.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Maestro, la verdad es que uno se introduce en él e imagina aquella época y pasada manejando este enorme auto.

      Como bien decís, la pieza hace honores a esta pieza

      Saludos

      Eliminar
  2. Inconfundible esa trasera de bote naútico...
    Asocio estos coches al Hollywood de la época, carísimos y solo al alcance de las estrellas del momento.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Antonio, solo al alcance de muy pocos.

      Una línea que enamora a primera vista, si ya de por si la miniatura es una delicia, el real debe enamorar mas aún


      Saludos

      Eliminar