24 oct 2021

BISCUTER Viosin

El Biscúter fue un microcoche fabricado en España a mediados del siglo XX por Autonacional S.A.

Cuando se introdujo en el mercado en 1953, el coche no tenía nombre formal y se llamaba simplemente Serie 100, pero pronto pasó a ser conocido como «Zapatilla», por su perfil similar a una zapatilla.

Estaba simplificado al mínimo, sin puertas, ventanas ni marcha atrás.
El motor Hispano Villiers de un cilindro, 197 cc y dos tiempos desarrollaba 9 CV, se arrancaba con un tirador y tenía la trasmisión solamente a la rueda delantera derecha. El frenado se realizaba con un sistema poco común de tres puntos, que incluía la transmisión y cables a las ruedas traseras.
La característica realmente avanzada fue una carrocería completamente de aluminio, aunque más tarde se usara acero.

Tras un intento fallido de ofrecer el diseño primigenio en el mercado francés, Gabriel Voisin recibió la petición inesperada de su desarrollo y comercialización para España, hambrienta por aquel entonces de todo cuanto supusiese motorización.

El diseño partía de una sofisticada voluntad de reducir a su mínima expresión la movilidad, racionalizando y maximizando así los beneficios del automóvil, y obteniendo así velocidades razonables para consumos nunca vistos.
Este planteamiento, si bien por su austeridad no atrajo la suficiente atención allí donde fue propuesto, era perfecto para la España de posguerra.

A partir de 1954 la sociedad Autonacional ASA, fundada por dos antiguos trabajadores de Eucort, lo fabricó con éxito en Barcelona, con medios semejantes a los que hubiese usado una empresa mayor, lo cual, junto con el acierto del propio diseño, le permitió construirlo en serie y destacar entre la pléyade de microcoches españoles, generalmente producidos de manera muy precaria.
Las iconográficas carrocerías se empezaron a construir y redefinir en Construcciones Metàl·liques Rañé de San Just Desvern, dirigida por los hermanos Marcelino Rañé y Fernando Rañé planchista y padre del actor y director Ferran Rañé.

La red de concesionarios se extendió rápidamente por toda España, y el Biscúter conoció un periodo de esplendor de varios años, tras los cuales desapareció por completo.

A principios de los años 1960 terminó la venta y producción de Biscúter, tras una producción total de unos 12 000 coches.
En la fase final, con el Seat 600 ya en el mercado, el Estado cortó a Autonacional el suministro de aluminio, lo que determinó que gran parte de los Biscúter de entonces en adelante fuesen de acero total o parcialmente.
Este acero, contribuyendo a la heroica idiosincrasia del Biscúter se obtenía de desplegar los bidones de aceite del Plan Marshall.

Casi todos los Biscúter fueron finalmente desguazados.

En los años finales de la década de los 80 se presentó en revistas de motor españolas un proyecto para la fabricación de un Biscúter modernizado, pero la idea no pasó a hacerse realidad.


La miniatura es de Altaya para la ya añeja colección de Nuestros Queridos Coches siendola entrega número 29.














Un saludo y hasta la próxima.

8 comentarios:

  1. Pau, me encantan todos los microcoches. Lástima que como colecciono de competición salvo algunos Isetta no abundan en la temática. Pero me pasó con un Messerschmitt que me gustó tanto que no paré hasta encontrar una variante de carreras para ponerle los números. Ahora está en mi vitrina. Dudo que algún Biscúter haya corrido, pero sería hermoso verlo en esas circunstancias.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una curiosa pieza este Biscuter, me costó encontrar una unidad entera y a buen precio, (de hecho fue un regalo), desconocía estas unidades que comentas habrá que buscar una unidad de calle

      Saludos

      Eliminar
  2. Una asignatura pendiente, no lo tengo y he podido comprarlo a muy bajo precio. Ahora se están revalorizando...

    Muy simpático y bien hecho, pero yo estoy enamorado de una colección francesa que parece que va a salir sobre microcoches. Se ven francamente bien replicados.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Antonio, esa casi imposible encontrar uno a buen precio, y espero que esa colección de Microcoches llegué aquí con unidades vistas y a buen precio, que ya sabemos como van las cosas

      Saludos

      Eliminar
  3. Muy interesante, me sorprendió la tracción a una sola rueda delantera, me pregunto cómo sería la dirección.
    Con la otra rueda? con el motor solidario a la rueda? con alguna junta universal?
    Voy a tener que revisar mi colección de Motor Clásico para entender esa mecánica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El sistema de tracción, estaba accionado por medio de rodillos con una correa, así como la Mobylette, el cual hacía que la tracción fuera a ambas ruedas, el único inconveniente es la ausencia de marcha de retroceso, el peso tan liviano hacían que levantando la trasera se pudiera realizar dicha acción sin problemas

      Saludos

      Eliminar
    2. Tracción a smbas ruedas? El texto dice otra cosa.
      O entendí mal?

      Eliminar
    3. En algunas fotografías que ví, daban a entender lo contrario, que accionaba varias ruedas, supongo que seria en el modelo posterior

      un modelo que marco una época en este país, y como suele pasar, casi nunca se obtiene información, y ya los viejos casi no recuerdan nada


      Saludos

      Eliminar